Lo más reciente! / Relaciones /
viernes, 5 marzo 2021

¿Celamos o Envidiamos?

Paciente: “No soporto que tenga que hablar con ella, si ya terminaron, que hable con sus hijos, ya ok!, pero porque tiene que tener contacto con ella, yo también comparto hijos y no habló con mi ex, bueno es que para lo que se preocupa él también, me da rabia que necesite tanto de ellos, o quizá de ella, que sé yo”

Yo: ¿Tú conoces la diferencia entre celos y envidia? Ella abre bien los ojos y me mira esperando una respuesta. Yo prosigo: “Es que a momentos, cuando te escucho hablar, siento que lo que te pasa con esta situación, no es que estés celando a tu pareja, no es que sientas que ella te lo va a quitar, es que sientes que por qué tú no puedes relacionarte así con el padre de tus hijas, y por qué tampoco tus hijas  tienen un padre así”.

¿Les ha sucedido algo parecido? Veamos otro ejemplo más común todavía…

Paciente: “La odio, no la soporto, ¿por qué siempre tiene que estar como cerca? Donde vamos la veo, y se pasea frente de él, y yo sé que la mira!, lo tengo claro si no soy tonta, pero obvio si busca que la miren también, le encanta, con el medio escote y unos tacos que miden como 15 cm, me da rabia, y más encima es teñida, y él muy “tonto” cree que es natural, y obvio termina echando a perder mi noche, porque yo termino peleando con él…”

Yo: ¿Te das cuenta de que llevas aproximadamente 15 min hablando de según tú, “tus celos descontrolados”, y has nombrado a tu pareja apenas 2 veces? Sin embargo de ella ¿has hablado sin parar?

¿Se dan cuenta de que a momentos cuando creemos estar celosos/sas nos destrozamos pensando en todo aquello que ese otro/a posee que nos provoca tanta rabia, sin siquiera tener a nuestra pareja en mente?, sin embargo lanzamos toda esa rabia (provocada por una falta propia) a la pareja y nos convencemos de que son ellos/as los que están “joteando”.

Esto nos ha pasado a todos, y vivimos sufriendo por celos inmanejables, sin saber que quizá ¡no son celos!, sino que el problema es que, somos unos envidiosos incontrolables.

Para poder percatarnos de esto, debemos tener claro que la envidia involucra una relación de a dos (yo y el/la tercero/a), o sea, mi pareja queda fuera de esta sensación. Mi problema no es que la otra persona me lo va a “quitar”, sino que la otra persona tiene aquello que a mí me gustaría tener (es atractiva/o, alta/o, simpática/o, inteligente, etc.).

Así, dejamos establecido que la envidia es una identificación no lograda; si no puedo tener lo que el otro tiene, lo ataco, lo devalúo, lo minimizo. Ahora, los celos involucran a 3 personas. Y es una emoción que se siente cuando mi pareja da a otra persona algo que yo quiero sólo para mi (amor, atención, cariño, etc.). ¿Se sienten aludidos?… Yo sí, pensé mucho tiempo que era extremadamente celosa. ¿Y de qué nos puede servir percatarnos de esto? Para dejar de tirarle a la pareja los conflictos que nos pertenecen a nosotros, y mediante esto hacernos cargo de nuestras propias faltas.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte