Fitness/Salud / Lo más reciente! /
Viernes, 14 septiembre 2012

¡La visita al ginecólogo puede convertirse en un verdadero desafío emocional!

¡La visita al ginecólogo puede convertirse en un verdadero desafío emocional! Sabemos que es fundamental para nuestra salud, pero hay que hacerlo. Una visita al año puede salvarnos la vida.

Y es que después de la primera menstruación y sobre todo tras las primeras relaciones sexuales, es de suma importancia realizar chequeos con el fin de prevenir o detectar numerosas enfermedades, además de conocer el estado actual de nuestra salud íntima.

Pero, ¿No creen que es una de las situaciones más incómodas de la vida?

Tienes que ir donde una persona desconocida, hablarle de temas que no hablas con nadie… ¡sacarte la ropa! Y ponerte una bata horrorosa con unas amarras que nadie sabe cómo usar.

Soy de la idea de que la única forma de poder ir tranquila al ginecólogo es confiar en él, conocerlo y entablar una relación afectuosa con él.

Si tienes hijos, sabrás lo importante que es esta persona en todo el embarazo y en el parto. Y si no tienes, te recomiendo que busques un médico con el que te sientas cómoda, va a ser parte integrante de uno de los procesos más importantes de tu vida.

Tienes que tener una buena relación con él, es la única forma de que te sientas cómoda y de que cada una de esas visitas deje de ser un desagrado, para transformarse en una visita de rutina con una persona que conoce tu vida y te trata con cariño.

¡Intenta conocer a tu ginecólogo y verás cómo cambia todo!

Por Mujer y Punto

[wp-bannerize group=’home1′]

Comentarios

Lo que podría gustarte